Monthly Archives

noviembre 2017

Mercado hipotecario y los derechos de los consumidores.

By | Mercantil, Reclamaciones Administrativas | No Comments

Esta semana nuestro compañero Jesús Cruz participo como ponente de unas charlas a cerca del mercado hipotecario y los derechos de los consumidores.

Ser experto en un sector implica estar entre otras cosas estar al día de la información y no abocar al cliente a realizar movimientos rápidos dado el entorno turbulento y cambiante de los tribunales en este momento.
En este sentido nos encontramos con dos sentencias contradictorias de la Audiencia Provincial sobre los gastos de hipoteca, sala 7 y sala 9.

La sala 7 establece que :

¿Qué se puede reclamar?

Se calcula que entre gastos de notaria y registro la media de devolución oscilaría entre los 3200 euros y los 4500 euros más los intereses por demora.

¿Por qué?

Esta sentencia ha sido considerada abusiva y por tanto anula la cláusula que obligaba al particular al pago del impuesto de AJD al entender que es un impuesto cuyo sujeto pasivo o beneficiario es el banco

¿Quién puede reclamar?

La medida no sólo beneficiará a quienes firmen desde ahora una hipoteca, sino que podrá invocarla toda persona que asumiera estos gastos y que esté actualmente pagando el préstamo o haya terminado de hacerlo hace menos de cuatro años.

¿Cómo?
Iniciando una Reclamación extrajudicial (burofax) y tras el silencio del banco iniciando la vía judicial.

Sin embargo la 9 dice que no cabe imputarle el ITP al banco.

El debate está servido. Para mayor información adjuntamos las dos sentencias.

ponencia

 

 

Captura

 

Para resolver cualquier duda, contacte sin compromiso con nosotros.

Jesús Ángel Cruz Rodríguez
Sección derecho bancario
García Torregrosa y Asociados
ABOGADOS Y ASESORES DE EMPRESA.

WhatsApp en la comunicación empresarial

By | Civil | No Comments

Ya estamos acostumbrados al uso generalizado de WhatsApp y lo tenemos interiorizado en nuestro día a día e incluso para nuestras comunicaciones a determinadas personas o empresas elegimos este canal o medio para tal fin.

Con la llegada de la aplicación vino la posibilidad de creación de Grupos de WhatsApp. Todos hemos sido incluidos en Grupos de WhatsApp que no nos apetecía estar, bien por ser inadecuado, bien por no ser para ti directamente sino que lo han creado tu hijo y sus amigos con los móviles de los padres. Tal y cómo fuere, ¿quién no se ha visto incluido sin su consentimiento en un grupo de WhatsApp al que no quería entrar?.

Además muchas empresas lo están usando como servicio de atención al cliente, y en ocasiones para comunicaciones comerciales con sus clientes y/o potenciales clientes.

Pues bien, ya tenemos una Resolución de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) sobre este tema. Los hechos por los que se inicia este procedimiento sancionador son los siguientes:

Un cliente de un restaurante decide reservar la cena de Nochevieja con ese restaurante. El restaurante incorpora a este señor junto al resto de comensales de esa noche en un grupo de WhatsApp. Acto seguido, este señor sale del grupo, pero nuevamente fue incluido de nuevo por el administrador, recibiendo un mensaje privado, en el que le comunican que si sale del grupo se anulará la reserva. Asimismo, en el citado grupo se publicó una lista de los asistentes con nombres y apellidos, las mesa donde se sentarían y cuantas personas le acompañarán.

La AEPD manifiesta que se infringió el artículo 6.1 de la LOPD (“el tratamiento de los datos de carácter personal requerirá el consentimiento inequívoco del afectado, salvo que la Ley disponga otra cosa”) al haberse acreditado que el restaurante fue el responsable de la creación de un grupo de WhatsApp con las personas que cenarían en Nochevieja, insertando un listado de todos los comensales sin que hubiese consentido para el tratamiento de sus datos personales.

Al mismo tiempo, la AEPD señala que también se infringió el artículo 10, es decir, que se vulneró el deber de secreto, al haber posibilitado el acceso por terceros (el resto de comensales) a datos personales sin que el titular de los datos hubiese prestado su consentimiento para ello.

Ante esto la AEPD no sanciona económicamente al restaurante sino que lo apercibe por no existir reincidencia y no ser la actividad principal la del tratamiento de datos requiriéndole para que adopte nuevas medidas que impidan que en el futuro pueda producirse una infracción de naturaleza similar.